Conceptos básicos

 


¿Qué es el aparato respiratorio?

¿Qué es el cáncer?

¿Qué es el cáncer de pulmón?

Epidemiología

¿Qué causa el cáncer de pulmón?

¿Qué es el aparato respiratorio?

En el ser humano, el aparato respiratorio consta de:

  • Sistema de conducción: fosas nasales, boca, faringe, laringe, tráquea, bronquios principales, bronquios lobares, bronquios segmentarios y bronquiolos. 
  • Sistema de intercambio: conductos y sacos alveolares. 

 

 

intro1

 
Definición de los órganos del aparato respiratorio:

  • Fosas nasales: Consisten en dos amplias cavidades cuya función es permitir la entrada del aire, el cual se humedece, limpia y calienta a una determinada temperatura.
  • Faringe: Es un conducto muscular, membranoso que forma parte a la vez de las vías respiratorias y del tubo digestivo, comunicando con la laringe y el esófago. Tiene la misma función que las fosas nasales. 
  • Laringe: Es un conducto cuya función principal es la filtración del aire inspirado. Además, permite el paso de aire hacia la tráquea y los pulmones y se cierra para no permitir el paso de comida durante la deglución mediante una especie de lengüeta llamada epiglotis. Asimismo, tiene la función de órgano fonador, es decir, produce la voz mediante la vibración de las cuerdas vocales – que están en su interior – con el paso del aire.
  • Tráquea: Es un tubo largo que contiene anillos de cartílago incompletos (en forma de C) para mantenerlo siempre abierto, permitiendo la circulación constante del aire durante la ventilación pulmonar. Está situada justo por delante del esófago. La zona en la que la tráquea se divide en los dos bronquios principales, derecho e izquierdo, se conoce como carina traqueal.
  • Bronquios: Son los 2 tubos en los que se divide la tráquea (bronquios principales, derecho e izquierdo). Se introducen en el interior de los pulmones donde se ramifican repetidamente, formando los bronquiolos. Su pared interna posee cilios, que son una especie de “pelillos” que se mueven, y moco, para filtrar el aire y atrapar las partículas que lleva en suspensión.
  • Pulmones: Son 2 masas esponjosas recubiertas por una membrana de doble capa llamada pleura. El pulmón derecho está dividido en 3 lóbulos (superior, medio e inferior) y el izquierdo en 2 (superior e inferior). Están constituidos por los bronquiolos que se dividen repetidamente en ramas cada vez más finas que terminan en unas pequeñas bolsas llamadas alvéolos, que están recubiertas de capilares sanguíneos.
  • Pleura: Es una membrana serosa que recubre ambos pulmones, el mediastino, el diafragma y la parte interna de la caja torácica. La pleura parietal es la parte externa, en contacto con la caja torácica mientras que la pleura visceral es la parte interna, en contacto con los pulmones. La cavidad pleural es un espacio virtual entre la pleura parietal y la pleura visceral, que contiene una fina capa de líquido pleural para facilitar los movimientos respiratorios.
    Intro2
    intro3
  • Diafragma: Músculo estriado que separa la cavidad torácica de la cavidad abdominal. Interviene en el proceso de la ventilación mediante su contracción y relajación.
  • Mediastino (del latín, estar en medio): Es la región media entre los dos sacos pleurales. El mediastino contiene al corazón, grandes vasos (arteria aorta, vena cava, arterias y venas pulmonares) restos del timo, parte final de la tráquea, parte inicial de los bronquios derecho e izquierdo, esófago, nervios vagos y frénicos y conducto torácico. Estas estructuras están rodeadas por tejido conjuntivo, ganglios linfáticos y grasa.

La función de los pulmones es realizar el intercambio gaseoso entre la sangre y el aire inspirado, permitiendo la captación de oxígeno y la eliminación de dióxido de carbono. Este proceso se denomina ventilación. La ventilación es un proceso cíclico y consta de dos etapas: la inspiración, que es la entrada de aire en los pulmones, y la espiración, que es la salida.

Intro4Intro5

Volver

¿Qué es el cáncer?

El cáncer es una enfermedad en la que hay un exceso de células malignas (o cancerígenas), con crecimiento y división más allá de los límites normales, con invasión del tejido vecino y, a veces, formación de metástasis. La metástasis es la propagación a distancia de las células originarias del cáncer y el crecimiento de nuevos tumores en los lugares de destino de dicha metástasis. La propagación de las células malignas se produce fundamentalmente a través de la sangre y/o del sistema linfático.

Estas propiedades diferencian a los tumores malignos de los benignos, ya que los benignos se limitan al órgano en el que se desarrollan y no invaden tejidos y/u órganos vecinos ni producen metástasis a distancia. En los adultos, las células normales se dividen a un ritmo suficiente para reemplazar las células dañadas o envejecidas sin aumentar el número total de células. Su crecimiento está regulado por las instrucciones genéticas contenidas en su ácido desoxirribunocléico o ADN (material genético de las células).

La característica que hace inmortales a los tumores malignos, comparativamente con los benignos, es esta capacidad de invasión de otros tejidos, en donde las células malignas destruyen la arquitectura del órgano en el que se encuentran; al mismo tiempo, sus residuos son tóxicos para las células sanas, causando la muerte de éstas.

Intro6

Los tumores malignos son el resultado de una multitud de pasos, de los que una alteración en la estructura del ADN llamada mutación, podría ser el primer factor desencadenante. Los cambios posteriores hacen que las células inicien un crecimiento descontrolado e invadan los tejidos normales. El desarrollo de un tumor maligno requiere de muchas alteraciones genéticas, que reducen progresivamente la capacidad de las células para responder al mecanismo normal mediante el cual se regula su crecimiento.

Volver

¿Qué es el cáncer de pulmón?

El término cáncer de pulmón hace referencia a los tumores malignos (o neoplasias) que se originan en las vías aéreas o en el tejido pulmonar. Los diferentes tipos de cáncer de pulmón se definen según el aspecto de las células malignas cuando se estudian al microscopio. 

Aproximadamente el 95% de todos los cánceres de pulmón son clasificados como cáncer de pulmón microcítico (o de célula pequeña) (CPM) o como cáncer de pulmón no microcítico (o de célula no pequeña) (CPNM). El CPNM representa aproximadamente el 85% de todos los cánceres de pulmón. Esta diferencia es esencial para evaluar la extensión de la enfermedad, el pronóstico y el tratamiento. 

Otros tipos celulares comprenden menos del 5% de los tumores malignos que crecen en el pulmón.

Volver

¿Epidemiología?

El cáncer de pulmón representa aproximadamente el 13% de todos los casos de cáncer a nivel mundial. Es la principal causa de muerte por cáncer tanto en hombres como en mujeres y se estima que para el año 2.030 será la sexta causa de muerte a nivel mundial, y la tercera causa de muerte en los países desarrollados. La frecuencia del cáncer de pulmón ha aumentado de forma dramática.

Los datos relativos a Europa en 2.008 hablan de un número estimado de diagnósticos por cáncer (excluyendo las neoplasias de piel no melanoma) de 3,2 millones, 53% en hombres y 47% en mujeres. Los tipos de cáncer más frecuentes fueron el cáncer de colon-recto, seguido del cáncer de mama, pulmón y próstata. El cáncer de pulmón fue la causa más frecuente de muerte por cáncer, seguido del cáncer de colon-recto, el cáncer de mama y el cáncer de estómago.

En Europa, un 90% de la mortalidad por cáncer de pulmón en hombres y un 80% en mujeres, es atribuible al hábito tabáquico. La distribución geográfica de la incidencia y la mortalidad del cáncer de pulmón depende de la exposición al tabaco, al igual que el patrón de incidencia y mortalidad en las mujeres, lo que reproduce el patrón del hábito tabáquico observado históricamente en hombres.

En la Unión Europea, la mortalidad por cáncer de pulmón se ha reducido en hombres a principios del año 2.000. Por el contrario, durante el mismo periodo de tiempo, la tasa de mortalidad por cáncer de pulmón en mujeres ha aumentado en todos los grupos de edad y especialmente, entre los 35 y 64 años.


¿Qué causa el cáncer de pulmón?

Un número importante de factores ambientales y relacionados con el estilo de vida se han asociado con el desarrollo del cáncer de pulmón, entre los que destaca el tabaco.

  • Tabaco: Es el principal factor de riesgo. Se estima que está presente en el 90% de todos los pacientes con cáncer de pulmón. La incidencia del cáncer de pulmón está relacionada con el número de cigarrillos fumados al día, la edad de inicio del hábito tabáquico, el tipo de cigarrillo, la intensidad de la inhalación, la duración del hábito tabáquico y la susceptibilidad personal, incluyendo una historia familiar.
    El aspecto más importante en la prevención del cáncer de pulmón es el evitar que se empiece a fumar y, en los fumadores, el dejar el tabaco. En fumadores que dejan el hábito tabáquico, el riesgo de desarrollar cáncer de pulmón va disminuyendo gradualmente en los 15 años siguientes a dejar de fumar. Como aproximadamente un 10 – 20% de los fumadores desarrollarán cáncer de pulmón, para disminuir radicalmente el número de muertes por esta enfermedad, debe evitarse el consumo de tabaco.
    Es interesante ver cómo la epidemiología del cáncer de pulmón está cambiando a nivel mundial en función de los cambios del hábito tabáquico en cada país. Ha habido una variación considerable entre los diferentes tipos de cáncer de pulmón a lo largo del tiempo entre sexos y entre países. Este fenómeno ha sido atribuido a una serie de factores incluyendo diferencias genéticas, pero lo más probable es que se deba a diferencias en la composición química de los cigarrillos, la cual ha cambiado substancialmente con el tiempo.
    Los patrones del hábito tabáquico varían en gran medida a nivel mundial. Los hombres comenzaron a fumar antes que las mujeres y éstas han consumido sobre todo los cigarrillos de varias décadas más tarde. Éstos son más bajos en nicotina, con mayor frecuencia tienen filtros y variaciones en su composición (menos hidrocarburos policíclicos, y más nitrosaminas específicas del tabaco). 
    El cambio del tipo de cáncer de pulmón en los hombres hacia el adenocarcinoma en las últimas décadas, es consistente con el concepto de que consumen más cigarrillos bajos en nicotina y con filtros. También se ha observado que las nitrosaminas varían considerablemente en todo el mundo, incluso con cigarrillos que proceden del mismo fabricante.
    Existe evidencia de un aumento del riesgo de cáncer de pulmón en los no fumadores expuestos con regularidad al humo del tabaco (fumadores pasivos). En general, el término “no fumador” se refiere a las personas que han fumado menos de 100 cigarrillos a lo largo de toda su vida. Datos firmes sobre la incidencia de cáncer de pulmón en no fumadores son difíciles de obtener porque la mayoría de los registros de cáncer, incluyendo el SEER (National Cancer Institute’s Surveillance, Epidemiology and End Results) de Estados Unidos, no recogen información sobre el hábito tabáquico de los pacientes.
    A nivel mundial, el cáncer de pulmón en no fumadores comprende un porcentaje estimado del 15% de todos los casos en hombres y un 53% en mujeres. Existen grandes diferencias desde el punto de vista geográfico, particularmente en Asia, donde el 60 – 80% de las mujeres con cáncer de pulmón no son fumadoras. Se desconoce si la mayor incidencia de cáncer de pulmón entre las mujeres no fumadoras es debida a una mayor exposición al humo del tabaco de forma pasiva o a diferencias en la susceptibilidad frente a esta enfermedad. 
    Varios estudios sugieren que aproximadamente un 15 – 35% de los casos son debidos a la exposición pasiva al humo del tabaco y un 5 – 7% adicional se piensa que está relacionado con la polución ambiental. Múltiples estudios indican una asociación entre el cáncer de pulmón en no fumadores y una historia familiar de cáncer de pulmón, sugiriendo el papel de factores genéticos en su desarrollo, aunque no han sido establecidos los factores genéticos específicamente involucrados. Por otra parte, varios estudios han evaluado la relación entre el cáncer de pulmón y la menopausia precoz, el uso de tratamiento hormonal substitutivo, la edad en el momento del nacimiento del primer hijo y el uso de tamoxifeno. Sin embargo, los resultados no han sido consistentes a la hora de establecer una relación definitiva.
    Otros factores de riesgo comprenden aquellos relacionados con el cáncer de pulmón en general, y que se describen a continuación.
    El adenocarcinoma es el tipo más frecuente de cáncer de pulmón en los no fumadores mientras que el carcinoma de células escamosas y el CPM se observan con mayor frecuencia en los grandes fumadores. 
    Desde el punto de vista de la biología molecular, una de las diferencias más aparentes entre el cáncer de pulmón en no fumadores y fumadores, es la expresión y la presencia de mutaciones del EGFR (Epidermal Growth Factor Receptor), siendo más frecuente en no fumadores. Por el contrario, las mutaciones de K-RAS (Kirsten rat sarcoma-2 viral protein) son más frecuentes en los fumadores. También se han observado otras diferencias significativas en los patrones de expresión y las mutaciones de otros genes, incluyendo p53.
 
  • Radioterapia: La radioterapia puede aumentar el riesgo de aparición de tumores, entre ellos, el cáncer de pulmón. En mujeres fumadoras tratadas con radioterapia tras una mastectomía (resección completa de la mama) por un cáncer de mama, parece existir un mayor riesgo de cáncer de pulmón. Datos similares se han observado en pacientes con linfoma de Hodgkin tratados con radioterapia. No obstante, las nuevas técnicas de radioterapia que limitan la dosis que reciben los tejidos sanos, tienden a disminuir la incidencia de este tipo de tumores. 
  • Asbesto (amianto): Es otro factor de riesgo de cáncer de pulmón. La exposición a este agente presenta un claro efecto aditivo con el tabaco, incrementándose de forma importante el riesgo de desarrollar cáncer de pulmón. Además, la exposición a asbesto es el principal factor de riesgo del mesotelioma.
  • Radón: El radón es un gas químicamente inerte derivado del uranio que es capaz de dañar el epitelio respiratorio. En trabajadores de las minas de uranio, se ha demostrado un incremento de la incidencia de cáncer de pulmón. Por otra parte, existe controversia en cuanto al riesgo de exposición al radón ambiental o doméstico que se encuentra en el subsuelo o en los materiales de construcción.
  • Infección por el virus de la inmunodeficiencia humana (VIH): La incidencia de cáncer de pulmón parece ser mayor en pacientes infectados por el VIH cuando se compara con personas no infectadas.
 
Volver
 

 La información proporcionada en esta web ha sido planificada para facilitarle aquella información que pueda ayudarle a mejorar su calidad de vida y entender el desarrollo de su enfermedad, pero no debe en ningún caso sustituir/reemplazar la supervisión y el consejo de su médico. 


Herramientas de página